06 marzo 2009

Para reflexionar un poco sobre la religión

Recientemente apareció en la prensa un artículo de Sampedro titulado Dios habita en el cerebro, Hallazgos neurocientíficos explican por qué el hombre se refugia en las religiones (accesible aquí), muchos de vosotros seguro que ya lo conocéis. No obstante, me pareció interesante enlazarlo aquí porque, además de ser interesante por si mismo, también guarda una especial relación con un video disponible en youtube del insigne Dawkins, que no quería dejar de presentaros. Desde luego, no se puede ser más claro en menos de dos minutos (ver video, aquí).

12 comentarios:

Héctor dijo...

Buena entrada ;)

Miski dijo...

Muy esclarecedor el artículo...

emilia dijo...

Como dice Sampedro, “las creencias subconscientes de la gente religiosa de cualquier credo son extraordinariamente parecidas: los agentes sobrenaturales ejercen una vigilancia permanente del comportamiento moral de la persona, con acceso instantáneo a sus pensamientos y deseos más íntimos. …Cada grupo social suele atribuir a esos agentes su sistema moral, y su propia cohesión social”.

En el blog “Las pirámides del cerebro” se lee “Entre los mecanismos psicológicos que habrían favorecido la cooperación social en el transcurso de la evolución estarían los procesos cognitivos relacionados con la creencia en agentes sobrenaturales. Desde este punto de vista, la ventaja evolutiva de creer en entes sobrenaturales (como dioses) es que la cooperación en el grupo se mantendría incluso en ausencia de un control social ya que habría una “vigilancia sobrenatural”. En este contexto, hay estudios controlados que muestran que la activación inconsciente de conceptos relacionados con Dios reduce el grado de engaños dentro de un grupo y además puede aumentar la generosidad entre desconocidos. Otro dato; parece que tanto el tamaño de grupo social como su supervivencia en el tiempo está correlacionada con culturas que basan su moral en deidades.”

O sea, que la religión está favorecida por la evolución.

Con lo que se muestra la gran paradoja: Que los creacionistas niegan la Evolución por motivos evolutivos.

El propio proceso de evolución del cerebro humano les hace aferrarse a su fe religiosa, aunque para eso tengan que negar la evidencia científica.

No debemos ensañarnos con los creacionistas.
Primero) Porque a muchos de ellos sus creencias les fueron inculcadas en la niñez y es muy difícil despojarse de lo que a uno le imbuyen en la primera infancia, cuando se está estructurando su psiquismo.
Segundo) Porque la fe religiosa, para muchas personas, es un componente vital de su personalidad debido –precisamente y como he explicado- a razones evolutivas.

Parasite dijo...

Ciertamente me gusta esa paradoja que propones. Pero en relación a la cita que indicas de nuestro blog amigo (las piramides...) yo discrepo un tanto en identificar el comportamiento como generoso (al final del párrafo), pues esa idea va en relación con el altruísmo y eso es algo en lo que realmente no creo en absoluto. Las razones de ello es que pese a que pudiera parecer que uno del grupo (de acuerdo con sus moralidades religiosas) pudiera ser generoso con otros desde cierto punto de vista, no deja de ser un comportamiento en el que en muchos casos uno recibe siempre algo a cambio, por ejemplo, prestigio social o ciertos valores relacionados con su propio beneficio. Una razón más por la cual la evolución podría favorecer los comportamientos religiosos, primando ciertos comportamientos y condenando otros.

Y es que como señalas, el propio Dawkins decía en su libro (cito de memoria) que los niños, durante su perido de aprendizaje, cuando son pequeños, serían proclives (algo favorecido por la evolución) a aceptar las normas y consejos aportados por sus mayores, con consejos que les pudieran apartar de ciertos peligros como depredadores,... no obstante este comportamiento podría actuar como una trampa evolutiva, siendo los niños igualmente proclives a aceptar mentiras (como la religión) como verdades. No obstante, esto no es impedimento para que el futuro estos niños no puedan indagar e informarse adecuadamente. Con lo que la "lucha" contra los creacionistas debe mantenerse ;).

Muchas gracias por comentarios Héctor, Miski y Emilia.

emilia dijo...

Te agradezco tu aportación, Parasite. Aprendo mucho con este blog y los en él recomendados.

Sobre lo que dices acerca de que debe mantenerse la "lucha" (así, entrecomillado) contra los creacionistas, yo creo que la única forma de hacer frente al integrismo es el conocimiento. En mi caso personal, de pequeña me imbuyeron una fe religiosa y la mantuve hasta la adolescencia, en que empecé a darme cuenta de que la Biblia está plagada de inexactitudes, tuve conocimiento de la evolución humana, y de cómo los científicos no podían aceptar la vieja demostración tomista basada en la necesidad de una Causa No Causada.

Pero fue un proceso traumático, porque me supuso también una especie de ruptura con lo que las personas que me querían (y a las que yo quería) me habían transmitido de niña.

Pero es la única manera. Ahora, por ejemplo, en relación con el islam se habla de prohibir que las niñas musulamanas, en España, lleven el velo en las escuelas bajo amenaza de no permitirles ir al colegio. Pues bien; esto es una barbaridad porque la única forma de que estas niñas abran los ojos es el conocimiento: el contacto con la ciencia, la cultura y su apertura a otras opiniones y visiones del mundo. Y si se les priva de ir al colegio por el dichoso velo, entonces se les impide que salgan del integrismo, del fanatismo.

En fin, no quería hacer derivar la cuestión por estos derroteros, pero quiero decir que ena "lucha" contra el creacionismo el único camino es la honestidad científica, esa pequeña y humilde armas que al final triunfa.

Parasite dijo...

Claro Emilia, con el término lucha no entendía otro medio que la razón. A lo que me refiero es que núnca debemos dejar que la religión haga que sus fieles entiendas la realidad de un modo diferente a como es. Es decir, como bien señalas, las creencias no deben afectar a las evidencias científicas, algo que desde luego, ocurre en el caso de los creacionistas. La cultura (englobando a la ciencia) debe ser el foco principal de razonamiento y aunque cree situaciones traumáticas (tu experiencia creo que extrapolable a mucho casos de nuestra cultura) tiene que existir en las personas una necesidad por buscar y aceptar la realidad.

El caso que señalas de las escuelas, desde luego no es un tema sencillo. Uno puede pensar que debería evitarse las manifestaciones religiosas en las escuelas, pero eso obligaría a que todos los niños dejasen de portar estos indicadores. Cruces,... aún no siendo visibles debería también de prohibirse si se hace lo propio con los velos. Con ello no digo que esté de acuerdo con esta política, sino que de aplicarla, debería hacerse con todos. Y esto sería facilmente ampliable a todas otras manifestaciones culturales,...probablemente terminando en una especie de alinemiento (uniformidad) de los niños y sus vestimentas. Algo obviamente deplorable. También es obvia la necesidad de formación de los niños para porder darles la libertad de elección. Otra cosa bien distinta y que considero fuera de lugar, es la asignatura de religión en la educación obligatoria y el papel de los centros religiosos concertados, que al menos tal cual esta, no es más que un sistema de catequesis financiado por la administración pública.

Gracias Emilia.

Alberto dijo...

Todos necesitamos creer en algo superior que nos protege o al que siempre podemos echar la culpa de lo que nos pasa.
Somos niños y al crecer buscamos algo que sustituya la figura protectora de los padres.

Saludos

Hugo dijo...

Me llevo prestado el vídeo de Dawkins, quizá nunca un vídeo tan breve fue tan preciso en su agumentación :D

Un saludo.

Facundo dijo...

Creo que el problema no está tanto en la oposición mas extremista a la evolución de parte de creacionistas y otros. La clave, creo, es el nicho de indecisos o deliberadamente ignorantes a temas científicos. No porque los desconozcan, si no mas bien por una costumbre que tienen de tomar sólo lo que les conviene o atañe de estos conocimientos. Nos divertimos mirando un poco de TV, escuchando la radio, hablando por celular, pero si nos dicen que el camino ripioso hacía esos descubrimientos fue alisado por un tal Maxwell, pocas personas dedicarán tiempo a averiguar el por qué. La transmisión nuevos conocimientos, sin embargo, llega a tanta gente de manera que no puede compararse con el pasado. Mal que mal la ciencia es mucho mejor vista y recibe algunos reconocimientos. Muchos no se creen tan ignorantes como para negar algo ya tan evidente como la evolución y aún así crean una especie de universo fusionado: nuevos innegables conocimientos mas antiguas, profundas, arraigadas (y producto de la misma evolución en parte) creencias religiosas, cada vez mas tibias en nuestra psique pero nunca expulsadas. Falta un paso. Ir un paso mas allá o, como mejor lo dijo Dawkins, "ir un dios mas allá".
Saludos!

Anónimo dijo...

HOLA

Excelente portal

una pregunta:

Están en facebook?

sería genial que estuvieran

no saben cuanto mejor se pueden difundir sus notas

saludos desde Buenos Aires

Pablo

Anónimo dijo...

Vamos a ver cuanto tiempo mantendrán esa posición de negar a su Creador.
Los leo muy convencidos, pero seria bueno que echaran un vistazo también a la historia y no solo a la ciencia -en la que tanto confían-. Se darían cuenta que muchas cosas que se aceptan hoy como verdades científicas, en unos pocos años se corrigen, modifican, desechan.
Ah, y por si no lo sabían, EL EVOLUCIONISNO es una CREENCIA muy antigua. Darwin solamente la ordenó y estructuró en una obra literaria.
No olviden revisar la HISTORIA.

esceptico asombrado dijo...

Para anónimo:
Es que, verás, la propio virtud de la ciencia es que es un proceso de reflexión constante en el que no existen verdades inmutables. Cuando aparece una teoría nueva que explica mejor los datos objetivos, la propia dinámica de la ciencia lleva a aceptar ésta como nueva verdad, aunque transitoria y abierta siempre a ser superada por otra mejor.
No se niega a su creador, ya que es imposible demostrar la inexistencia de algo. Simplemente se pide a los que afirman que existe un creador que aporten los datos verificables que soportan tal afirmación. La carga de la prueba siempre está en los que afirman algo, y me temo, querido amigo anónimo, que la evidencia disponible no indica la existencia de Dios.