13 marzo 2009

un poco de humor...

Es viernes, y que mejor manera de entrar en el fin de semana que con una carcajada...de la mano de viñetas del gran Forges y otras viñetas aparecidas en el diario Público y Gaceta Complutense.



2 comentarios:

david dijo...

Leí en otro sitio que

"Una investigación ha mostrado que los depredadores de forma sistemática eligen presas con cerebros pequeños, menos capaces de escapar a causa de su menor astucia. Además, suelen evitar elegir presas más inteligentes, que tienen cerebros grandes y mayor inteligencia para emprender estrategias eficaces de evasión.


El estudio, llevado a cabo por la Dra. Susanne Shultz, de la facultad de Ciencias Biológicas en la Universidad de Liverpool, se concentró en depredadores de África y América del Sur, como el jaguar, el chimpancé, el leopardo y el puma. La Dra. Shultz comprobó que las presas con un cerebro de tamaño modesto, como el antílope pequeño, la mangosta y el cerdo rojo de río, eran más susceptibles a ser atacados por depredadores, comparadas con presas de cerebro más grande. La investigación mostró una fuerte correlación entre el tamaño del cerebro de la presa y la inclinación del depredador hacia ésta.


Comparados con las especies de cerebros más grandes, a los animales con cerebros pequeños les falta flexibilidad de comportamiento, y son probablemente menos capaces de desarrollar nuevas estrategias para escapar de los depredadores.

Cuando estos resultados se ponen en perspectiva, resulta claro que la astucia de un individuo debe ayudarle a evitar situaciones de riesgo o a escapar de un ataque. Por ejemplo, los chimpancés, que poseen grandes cerebros, raramente aparecen en la dieta de sus depredadores potenciales.

La habilidad de algunos animales para evitar ser comidos por los depredadores puede ser un factor que contribuye a la evolución de grandes cerebros en algunas especies."

Al hilo de ello me pregunto si es posible encontrar en la evolución un "continuum" que sería el incremento de la inteligencia.

Me explico: Hay caracteres físicos que evolutivamente aparecen y desaparecen, sin apreciarse una continua consolidación ni una mejora. Por ejemplo, para los peces fue un progreso su adaptación al medio terrestre (desarrollo de patas, pulmones, pelo), pero hay animales terrestres que después volvieron al medio marino (los cetáceos) y perdieron las patas, el pelo... O sea, la evolución está llena de vaivenes y bucles.

Pero, en el caso de la inteligencia, ¿se puede decir que nunca se pierde sino que, por el contrario, la evolución tiende a consolidar y aumentar la capacidad intelectiva?

De ser así, ¿podría considerarse que la adquisición y el desarrollo de inteligencia es, no un sentido, pero sí una constante en la evolución?

Parasite dijo...

Buena pregunta David, habría que considerar diferentes aspectos a tu comentario. Por un lado, supongo que este estudio lo hará, pero puede existir una correlación fuerte (la hay)entre el tamaño del cerebro y el tamaño corporal, con lo que es posible que exista una cierta restricción en la selección de las presas debido a que las de mayor tamaño cerebral son simplemente de mayor tamaño y por tanto más dificiles de capturar. Esto podría estar afectando a los resultados en cierto modo. Por otro lado, en respuesta a lo que comentas, no existe una direccionalidad en la evolución. Es obvio que si lo miramos a gran escala, los reptiles son más inteligentes que las bacterias o los invertebrados y que estos en su conjunto son menos inteligentes que los mamíferos, pero si miramos a pequeña escala no siempre es así. Un ejemplo muy significativo lo encontramos en un texto que escribió el Profesor Mora, en el que se describe como es ventajoso para una tortuga "ser tonta" pues con ello consigue consumir menos oxígeno y permanecer durante mayores periodos de tiempo sumergida. Dependiendo cuales sean las presiones selectivas que se encuentre una especie puede favorecerse una u otra posibilidad. Además, los tamaños cerebrales grandes no solo ofrecen ventajas, por ejemplo obligan a un mayor consumo energético que podría destinarse a otras funciones diferentes como una mayor velocidad o un desarrollo mayor del sistema inmune. Esto también nos permitiría encontrar relaciones en el sentido contrario al estudio que señalas.

Buena puntualización...