05 noviembre 2007

Luz y color

A menudo, cuando se pregunta a alguien lo que Dios hizo el primer día de la semana de la Creación, la respuesta es simplemente, “Dios hizo la luz”. Aunque algunos crean esto, lo cierto es que esto mismo lo hacen muchos organismos y lo denominamos, simplemente, bioluminiscencia.

La bioluminiscencia es un fenómeno de evolución convergente que parece haber aparecido en etapas muy tempranas de la evolución, como un mecanismo por el que las bacterias podrían deshacerse de su exceso de oxigeno. Ahora, nos encontramos con multitud de especies marinas y alguna que otra terrestre que presentan bioluminiscencia. Dependiendo de cada organismo que tratemos, podríamos describir este fenómeno como un mecanismo con funciones como la atracción de presas, los comportamientos antidepredatorios o la archiconocida comunicación sexual entre organismos, como sería el caso de las luciérnagas. En muchos casos los organismos se ayudan de relaciones simbióticas con bacterias fotosintéticas para adquirir dicha cualidad. Pero con la excusa de la bioluminiscencia y toda esta relación entre de la luz y los seres vivos pretendo ir un poco más allá, posiblemente saliéndome considerablemente del camino. Y es que, la luz es una importante herramienta en los estudios biológicos y en especial en el caso de la microscopia. Al respecto y tratando un caso particular, desde hace años los científicos se ayudan de la microscopía de fluorescencia para obtener imágenes a color de diferentes estructuras de origen biológico, sometiendo a excitación energética a tejidos con sustancias autofluorescentes (tales como la vitamina A) o estructuras previamente “teñidas” con diferentes fluorocromos. Y es que el uso de la tinción “da luz y color” facilitando o posibilitando la diferenciación de estructuras con el uso de microscopios. Son clásicas las tinciones de tejidos, frotis sanguíneos y un largo etcétera para el diagnóstico de, por ejemplo, enfermedades o descripciones de especies microscópicas, pero en los últimos tiempos, el otorgar un color extra a los órganos y tejidos está yendo un poco más allá. Recientemente, un grupo americano de la universidad de Harvard ha publicado en Nature (Nature 450, 56-62) el Brainbow. Básicamente estos investigadores han conseguido describir una manera con la que obtener un mapa estructural del sistema nervioso en color, dando diferentes coloraciones a las neuronas y facilitando el seguimiento de cada una de ellas en el entramado neuronal del cerebro. La belleza de las imágenes ha sido resaltada en diferentes comentarios presentes en la red y a mi personalmente me ha conducido a pensar en las coloraciones de los cuadros de Kandinsky. Ya Cajal en su día aportó unas bellas imágenes desde el punto de vista estético y por supuesto, revolucionó el conocimiento del sistema nervioso con sus tinciones de Golgi, pero hoy, el empleo de Brainbow, basado en técnicas de ingeniería genética, además de dar color a la ciencia, podría ser el camino para descifrar las conexiones existentes entre las neuronas dando respuesta a todos aquellos comportamientos con base estructural que observaríamos en la naturaleza (de lo que ya en su día nos habló mi compañero), por no hablar de la posibilidad de desenmascarar las diferencias presentes en los organismos de que nos rodean.

7 comentarios:

Martuki dijo...

Y qué mejor forma d volver q con un apunte d los tuyos, q nos hacen abrir los ojos y ver lo q normalmente sólo miramos?

Parasite dijo...

jejje muchas gracias! mil gracias!

Héctor dijo...

Buen post Parasite! Al leerlo me he acordado de una plaga de luciérmagas que hubo en Asturias cuando yo era pequeño (unos 7 añitos).
No sé los problemas que trería, pero ¡fue preciosa!.
Arbustos de la calle en pleno verano que parecían de noche estar adornados como los árboles de navidad. Pero con luces verdes preciosas, que no estaban quietas...eran luciérnagas.

Por cierto, por si alguien se quiere pasar por aquí...

http://planetasalvaje.blogspot.com/

Han hecho unos comentarios que me recuerdan un post reciente que habéis tenido puesto. La página es sobre fotos de animales, pero como no a veces aparece el tema del comportamiento animal en forma de preguntas. Igual alguien de por aquí le apetece pasarse.

Bueno saludos

René dijo...

Gracias!! no conocía esta técnica de tinción... empecé por buscar las comentadas imagenes y me parecieron realmente bellas.
Una muestra de que para conseguir asombro basta con echar una ojeada a lo que hay en el mundo, incluyéndonos.

Parasite dijo...

Ciertamente, rené y hector, lo más curioso de todo es que a pesar de que no nos centremos en la belleza de los procesos o los mecanismos que operan en la naturaleza, la naturaleza en si misma es el más bello de los lienzos que nos podemos encontrar.

Héctor dijo...

Muy de acuerdo. Esa expresión suelo usarla yo además, al hablar del agua y cómo la luz da trazos de color sobre esta superfície.

Anónimo dijo...

e bueno pos muchas gracias por resolver mi tarea m,i gracias