07 febrero 2012

Ratas a ritmo de Pink Floyd.


Aunque parezca una frikada, la prueba que se muestra en el vídeo no es ninguna tontería. Se trata de evaluar la atención visual de la rata porque, como se observa en el vídeo, la rata pulsa solo aquella palancas sobre las que se enciende una luz. Lo de que suene la melodía de Another brick in the wall de Pink Floyd es cosa de los experimentadores que, por suerte, tienen buen gusto musical. 

El estudio de la atención es importante porque se trata de un proceso cognitivo a menudo muy difícil de separar de otros procesos que tienen mucha relación con ella. Por ejemplo, la memoria de trabajo, que es la capacidad para retener una información durante unos segundos o minutos (por ejemplo, recordar un número de teléfono al que llamaremos en breve) está muy relacionada con la atención. Si nosotros detectamos que una persona presenta déficits en memoria de trabajo es posible que esos déficits no sean debidos a la capacidad del individuo para retener esa información, sino para adquirirla, lo que estaría relacionado con los procesos de atención.

En ratas se había usado hasta ahora una prueba ideada por investigadores de la Universidad de Cambridge denominada 5-choice serial-reaction-time task, en la que la rata debe prestar atención a la luz que se enciende en 1 de 5 agujeros posibles y meter la cabeza en ellos para obtener una recompensa en forma de comida (ver vídeo inferior). La prueba se puede hacer más compleja cuanto más reduzcamos el tiempo que se enciende la luz (la rata tendrá que estar más atenta a ella). Así sabemos, por ejemplo, que ratas viejas sin problemas visuales realizan peor esta tarea que ratas jóvenes cuando se reduce mucho la duración del estímulo. Se conocen también gracias a esta prueba algunas regiones cerebrales implicadas en los procesos de atención. Pero esta tarea sirve para muchas otras cosas. Por ejemplo, se considera que si la rata introduce su nariz en alguno de los agujeros antes de que se haya encendido la luz comete un error por respuesta prematura. Se sabe que en torno al 5-7% de las ratas presentan altos niveles de respuestas prematuras (se dice que son altamente impulsivas) y que además tienen una mayor probabilidad de autoadministrarse drogas y un mayor riesgo de recaída cuando son adictas, algo que también ocurre en humanos, aspecto que se está estudiando mucho en los últimos tiempos.



 Para saber más:
-Sobre las bases neuroquímicas de la atención evaluadas con el 5-choice serial reaction time task, aquí.
-Sobre la relación entre impulsividad y consumo de drogas, aquí.