18 junio 2007

El todo es más que la suma de las partes

La es roja y está cerca de la de Juan. Simplemente hemos eliminado una palabra de esta oración, pero nada tiene sentido ya. El motivo de escribir acerca de esto, un poco siguiendo el estilo de Brainy, surgió cuando estaba charlando con un familiar. Para muchos de vosotros, lectores, será una banalidad, pero la sociedad en general no suele conocer la importancia de la relación entre especies. Con frecuencia en los informativos se escuchan noticias al respecto de la pérdida de tal o cual especie, pero no siempre se hace reflejo del impacto real de su pérdida. La frase del principio nos servirá de ejemplo. Cada una de las palabras podría considerarse una especie en particular. La el lince, es el conejo, roja tal o cual gramínea,… Todo tiene sentido si se mantiene la relación entre ellas, pero lo pierde por completo con la carencia de, tan solo, una de palabra. Según esto, la diversidad biológica no es sólo importante a nivel individual, sino que gran parte de eso que llamamos biodiversidad la conforma las relaciones interespecíficas entre los componentes del sistema. Los ecosistemas o sistemas biológicos se sustentan gracias a la relación entre los distintos “estamentos naturales” o pisos de la pirámide que juegan diferentes roles dentro del sistema. En vez de complementos directos o sustantivos como ocurriría en el ejemplo, en esta ocasión nos encontramos con depredadores, descomponedores o herbívoros.

Es frecuente encontrarnos con campañas en pro de la defensa de una especie. Ciertamente, la utilización de una especie emblemática a la hora de recolectar fondos es una herramienta muy válida ya que despierta el interés de la sociedad. Siempre resulta más atractivo donar dinero en pro de la defensa del lince que de cualquier bacteria o parásito que esté estrechamente relacionado (interactuando) con ella, aunque su vida sea tanto o más importante para el mantenimiento del sistema como la del propio lince. Por ello, en la mayoría de los casos, estas especies emblemáticas se utilizan como paraguas con el que proteger el sistema a la vista de la sociedad, pues los científicos son muy conscientes de que la alteración del sistema por la pérdida de una de sus especies puede desencadenar una pérdida en cascada de las especies con las que se relaciona (aunque esta especie no sea tan llamativa para el público general). Por así decirlo, el sistema por perder uno de sus componentes podría perder su identidad, cambiar de manera irreversible o llegar a desaparecer. Pongamos otro ejemplo, recientemente se estimaba que la pérdida de biodiversidad parasitaria es muy considerable debido a la pérdida de sus especies hospedadoras ya que, en muchos casos, una sola especie hospedadora soporta una considerable cantidad de especies parásitas. A pesar que el orden de magnitud de perdida de parásitos es mucho mayor que el de la perdida de sus hospedadores, la pérdida de estos organismos parásitos no tiene tanta repercusión. Además, otro problema añadido es que con la desaparición de especies, no sólo perdemos biodiversidad a causa de la pérdida de las especies en si mismas, sino que también estamos perdiendo biodiversidad por perder las relaciones entre estas especies surgidas fruto de una larga coevolución.

En este punto, me viene a la mente otro problema habitual que nos encontramos en la sociedad. Con frecuencia en el campo de la ecología nos encontramos con la frecuente confusión entre ecología y ecologismo (muchos de nuestros lectores sabrán a lo que me refiero por las ocupaciones que tenéis según se extrapola de vuestros comentarios). No son sinónimos. Un ecólogo se encarga del estudio de las relaciones entre especies, las relaciones evolutivas que han desencadenado los sistemas que nos encontramos en la naturaleza. Son estudiosos de esas carreras de armamentos entre depredadores y presas, entre parásitos y hospedadores, entre plantas y sus polinizadores. El ecólogo puede ser ecologísta, sírvase de ejemplo Díaz Pineda (Presidente de WWF/ Adena) o el ilustre Delibes (hijo, del que recomiendo encarecidamente sus libros), pero no necesariamente. Con esto no tengo mayor pretensión que aclarar dos aspectos que entiendo están creando confusión en nuestra sociedad.

38 comentarios:

Marcel dijo...

El titulo del post evoca a lo que hoy se denominan "propiedades emergentes": la función de un órgano, la vida, la inteligencia, la capacidad de abstracción y la conciencia de sí mismo; Estas son más que la mera suma de las partes.

El pensamiento es más que una aglutinación... el perfecto orden necesario para producir dicha función es, no solo neguentrópico, sino aun un misterio.

Como sistema, va en contra de la segunda ley de la termodinámica. Forma un pequeño acúmulo de heterogeneidad espacio temporal...
El universo aquí, ya no tiende al frío... al caos.
Algo nuevo surge, algo que se logra a partir de un ordenamiento particular, una nueva función que toma energía del medio y produce un fenómeno determinado.

De ese modo, desde la función llegamos al rol. Al rol de que habla Parasite.
¿por qué? o ¿para qué?

¿De donde venimos?
¿A donde vamos?

¿podemos modificar el rol?
o
¿somos un parásito más en el mundo? Al decir de Smith en "Matrix": "Como los virus".

Un saludo.

Martuki dijo...

Parasite, me ha encantado. Siempre consigues q las cosas más insignificantes a primera vista se conviertan en importantes. Amplitud d miras!!!

Germánico dijo...

Se suelen utilizar de estandarte publicitario especies que están muy en lo alto de la cadena trófica. Por lo general son las menos importantes para el mantenimiento del ecosistema. Como señalas es más importante una bacteria que un lince. Sin embargo las bacterias no son tan vulnerables: su pequeño tamaño y su reproducción veloz y exponencial hacen difícil su extinción. Fueron las primeras pobladoras y serán las últimas de este planeta.

Los descubrimientos recientes de la ecología la convierten a pasos agigantados en una ciencia. Nada que ver con el ecologismo militante. Quien es a un tiempo ecologista y ecólogo, como por ejemplo James Lovelock, mantiene una postura más escéptica y moderada, y aporta muchos más datos y argumentos que el ecologista de base, aparte de contradecir en más de una ocasión a este último y ser considerado por ello antiecologista.

El problema que tiene el ecologismo como movimiento político, como política verde, es que se opone al mercado, al capitalismo, al desarrollo y crecimiento económicos con argumentos antieconómicos y antiliberales. Se arguye que se acerca el fin de los tiempos y que ya es demasiado tarde, y se hace con tanto grito histérico y tanto bombo mediático que se eliminan los matices, se crea un ambiente de confrontación maniquea, y, en medio del griterío y el fragor de la batalla, se pierden los argumentos, que podrían aportar y de hecho aportan los ecólogos.

¿Ejemplo?: la reciente decisión de los miembros del Consejo Europeo de apostar por las energías renovables frente a la nuclear.

Panda de demagogos.

Jarama dijo...

No puedo evitar comentar lo que dice Germánico, que me parece bastante abusivo e inexacto.

Lovelock será muchas cosas, pero "escéptico y moderado" no son dos de ellas, precisamente. Mantiene posiciones bastante extravagantes que tienen poco que ver con la parsimonia asociada en el folklore a los cientificos, aunque por supuesto está en su derecho de mantenerlas.

El ser mítico denominado por Germánico "ecologista de base" puede ser en sí mismo alérgico a los datos e histérico, o puede no serlo, como pasa en todos los grupos humanos. También puede ser medianamente ignorante, muy ignorante, ignorantísimo o cenutrio, igualmente como en los conjuntos humanos "aficionados al fútbol", o "programadores en VBA", digamos.

Me gustaría señalar por último, (pero es lo más importante que quería decir) que la confrontación política tiene sus propias costumbres y reglas, mejores o peores (peores, maś bien), y que el bombo mediatíco, la eliminación de matices o la confrontación maniquea son tan propios del ecoactivismo como de los neoliberales, los evangelistas del mesías-mercado y los lobbies petroleros.
Los cuales, según Germánico, deben ser en cambio tal modelo de imparcialidad científica, ponderación matizada y limpieza de actitud moral, que llevarles la contraria públicamente es sólo propio de gamberros adolescentes y gente sin corazón, que seguramente no tiene madre...

Como mínimo.

Y para muestra, el propio post del propio Germánico...

JC dijo...

Umm, hace poco surgió en un grupo el debate sobre la nuclear y las renovables.
En principio los expertos aconsejan un mix, un poco de cada energía.
No conozco al autor mencionado, así que no sé de parte de quien ponerme...a ver si me entero de algo...

Germánico dijo...

Supongo que Jarama no está en condiciones de negar la categoría de científico a Lovelock, por lo que recurre al rodeo de calificarle de extravagante, para sugerir algo tan ridículo como que es poco parsimonioso, moderado y escéptico, virtudes estas solo reservadas para quien repite las letanías y los mantras del fin de los tiempos de acuerdo con el “consenso” o la “comunidad” científicos, es decir, de acuerdo con algo ya de por sí bastante extravagante, poco parsimonioso, moderado y en absoluto escéptico, algo que, de hecho, ni existe ni puede existir más que como categoría subjetiva y falsedad manifiesta. Como decía Einstein cuando le hablaron de un libro que habían escrito 100 científicos contra él, “si tuvieran razón, con uno hubiera bastado”. Y es que, aparte de descalificar a Lovelock por este camino tan retorcido, Jarama no ha aportado ningún argumento.

¿El mito de los “ecologistas de base”?. Disculpa Jarama, pero esto no es un mito, ni tampoco una categoría subjetiva, como el consenso científico (que rarísimas veces se da). Hay ecologistas, como señala Parasite, que son además ecólogos (y negar que Lovelock es ecólogo es como negar la ecología misma) y los hay que son ecologistas porque otros (a los que atribuyen un mayor y mejor conocimiento de la realidad) lo son como los feligreses son creyentes. Estos últimos pueden emprender acciones a partir de lo que interpretan como correcto y cometer los mayores disparates. Difícil es, sin embargo, imaginar un liberal que en nombre de la libertad haga disparates (sólo si el liberalismo es un disfraz que se pone). Pero bajo la denominación de “neoliberal” todo es posible, y más si se le vincula a siniestros intereses de malvadas multinacionales, al capital internacional y a un mercado falseado y perverso en el que sólo los maquiavelos tienen cabida (en realidad ese “mercado” sería el Estado, pero sería largo de discutir y no creo que tenga cabida en un blog sobre evolución y neurociencia). Curioso esto último porque concuerda bastante con la “maniqueización” y politización del discurso.

¿Podemos admitir que Lovelock tenga razón en algo?. Sería abusivo e inexacto negarlo. Yo, desde luego, no comparto su visión de “la venganza de la tierra” en muchos aspectos, pero he de reconocer que tanto si tiene como si no tiene razón en sus ideas acerca del cambio climático y Gaia aporta muchos datos concluyentes que deben hacer reflexionar a todos (ecologistas y ecologistas escépticos). A mi me ha hecho recapacitar sobre ello mil veces más que todas esas voces chillonas que suenan un día sí y otro también, igual que lo hizo el documental de "Futuro" en su capítulo de "la sexta extinción".

Si quieres quitar a Lovelock la razón, empieza por sus argumentos y sus datos. Es un consejo.

En lo que se refiere a mi me importa poco lo que digas. Yo prefiero no hablar de gamberros adolescentes (aunque los hay a patadas en los movimientos antisistema, anti y alterglobalizadores, ecologistas.....) y centrarme en el debate a otro nivel.

hurakanpakito dijo...

Germanico, disculpa, pero decir que Lovelock mantiene una postura moderada frente al griteri'o ecologista, es simplemente absurdo.

Preci'samente Lovelock defiende la energi'a nuclear porque estima que el fin del mundo civilizado ya no es evitable. Que no hay tiempo de reconducir la destruccio'n del planeta y que lo u'limo que nos queda es construir un mo'dulo auta'rquico de supervivencia en la Antar'tida para cuatro elegidos y basado en la energi'a nuclear. No porque esa energi'a sea buena, sino porque no da tiempo a desarrollar las renovables antes del fin del mundo. Literalmente.

Es una postura defendible y puede que hasta tenga razo'n, pero moderada no es, desde luego que no. De hecho es la ma's radical que conozco, de largo. A ver si va a ser que has oido campanas nucleares y no sabes do'nde.

Respecto a poner en duda sus argumentos (no sus datos) es tan sencillo como dudar de cualquier otra estimacio'n del ritmo del cambio clima'tico. Todas las estimaciones se basan en modelos que operan sobre datos reales y todos los modelos se basan en un cu'mulo de simplificaciones y de asunciones ma's o menos arriesgadas. Unos sera'n ma's exactos que otros, pero eso solo es posible juzgarlo a posteriori. Asi' que el modelo de Lovelock es uno ma's (aunque hay que darle la razo'n en el sentido de que hasta los que hace anyos se consideraban como los ma's pesimistas se esta'n abandonando porque se han revelado como demasiado optimistas).

Y respecto del abuso que ya ha denunciado jarama, yo me considero ecologista y ni lo veo como un movimiento poli'tico ni pego gritos histe'ricos o voces chillonas ni me considero un maniqueo o un dema'gogo y creo lo mismo vale para el grueso de los ecologistas militantes o de base" que dices. Mide tus palabras, por favor.

Germánico dijo...

No sé si habrás leído algún libro de Lovelock. No sé si habrás leído, en especial, la Venganza de la tierra, Hurakanpaquito. Parece que sí. Yo lo he hecho, y dispongo de informaciones muy fiables, digamos de primera mano, respecto a las energías y su grado de desarrollo. Suenan las campanas, pero el problema no es si yo sé o no dónde, sino si están sonando acaso en una nueva Iglesia, de una nueva secta con una nueva fe, donde el párroco imparte misa con el hábito de monje de la ciencia.
Este autor expone su punto de vista apoyándolo en datos científicos. Otra cosa es que a partir de esos datos científicos sus conclusiones sean válidas.

Mantiene una postura moderada al manifestar en todo momento su reserva respecto a sus propias predicciones. El cree en ellas, y las afirma desde esa perspectiva, digamos, de fe razonada, y tiene por tanto una certidumbre, pero su discurso no es categórico. En ese sentido ES moderado. El griterío ecologista NO lo es.

Las razones que llevan a Lovelock a defender la energía nuclear son válidas también desde la perspectiva del ahorro y la limpieza energéticos. No hace falta poner a la humanidad al borde de un precipicio (como él hace) para apreciar las ventajas de la energía nuclear y las clarísimas desventajas de muchas energías renovables, desde un punto de vista económico y ecológico, o su insuficiente desarrollo.

En lo que estoy muy de acuerdo contigo, he de admitirlo, es en que esos modelos de cambio climático son hipersimplificaciones. De ahí que no se puedan extraer de ellos conclusiones que lleven a planes de acción que atenten contra la libertad y la prosperidad (bases, todo sea dicho, de todo ulterior desarrollo tecnológico susceptible de generar ahorros energéticos).

Lamento que te sientas atacado por mis alusiones al ecologismo de base. Quizá no tengamos una misma idea de qué es eso. Presumo que tú estás algo más informado. Además, si tú no gritas ni caes en maniqueísmo, ¿por qué habrías de darte por aludido?.

En cualquier caso demagogos son los politicastros europeos y europeístas que han apostado por las energías renovables, para que Alemania venda sus molinos de viento a los quijotes del resto de Europa, que se van a dar una buena ostia con ellos.

hurakanpakito dijo...

?Entonces no has aludido a los ecologistas poniendolos a caer de un burro? Hmmm, me he perdido.

Germánico dijo...

¿Pero entonces oíste las campanas o no las oíste?....si las oíste tienes que saber dónde. No está tan lejos el campanario, aunque algunos se afanen en que está en “lo más alto”. Se trata de política, Huracanpakito, ni más ni menos. Y tener ciertas ideas sobre ecología y no posicionarse políticamente es algo, digamos, raro.

Jarama dijo...

El modelo de feligrés con la fe del carbonero, que pega gritos histéricos y hace maniqueísmo, manipulando lo que dicen los demás, y fabricando muñecos de paja, me temo, Germánico, que hasta ahora vas siendo tú. A la vista van los post, para quien quiera molestarse en hacer análisis de los textos. Igual lo que digo es inexacto o simplificado, pero es lo que tienen los modelos... :-)
Yo no critico a Lovelock (no me parece lo bastante interesante para dedicarme a ello) y no dudo que haya hecho contribuciones cientificas de valor, las cuales le dan tanta autoridad para establecer dogmas (anti)ecologistas como el que tenía Einstein para sentar catedra de musicología (era violinista aficionado). Pero, el feligrés de los dogmas y el argumento de autoridad indiscriminado eres tú, no yo. Tú sabrás.
En cuanto a lo raro, raro, que debe ser que alguien invoque la libertad para hacer disparates... hmm, espera a ver cuando lo he visto... ¿quinientas veces a la semana? ¿dos mil? ¿Más?
Y lo de que un liberal (o libeggal, o neoliberal, porque liberales de verdad somos Savater, yo y tres o cuatro más en España ;-D) invoque la libertad, la patria, la decencia o la democracia para justificar cualquier cosa,... ¿lo hemos visto alguna vez? Espera que piense... anda, pero si lo estamos viendo tanto que casi no vemos otra cosa, Germánico, hijo.
Y dejando ya la repetición estéril de las mismas letanías de sacristán, si quieres criticar un aspecto concreto de las campañas o las posiciones de los ecologistas más o menos gritones, concreta, explica, argumenta y justifica. Sin traer a colación a los santos martires del mercado agredidos por los infieles (sobre todo porque no pareces tener pajolera idea de economía ni de mercado, y además no viene al caso).
Que esto no es la radio, po dió.

Germánico dijo...

Imaginaba que yo sería el feligrés. No podía ser de otra forma, Jarana. Si lo que digo yo, o lo que dice Lovelock es inexacto o simplificado se trata de algo reseñable por detestable, si lo haces tú ....pues eso: “es lo que tienen los modelos”. ¡Menudo modelo!. Para la pasarela Cibeles (aunque cuando desfile sobre la pasarela pretenda sentar cátedra sobre....¡estética!).

Sobre los liberales me remito a lo que antes te dije: naturalmente hay gente que comete disparates, incluso genocidios, con la palabra libertad en la boca. Lo raro es el que no lo hace. Lo que digo, sencillamente, es que en nombre del liberalismo no se cometen atrocidades. Claro que para entender esto hay que tener un entendimiento un poco más profundo de lo que es y cómo es la corriente liberal y no quedarse en la idea Marañoniana de liberal, que es otra cosa.

Si me pides que te cuente algún despropósito perpetrado en nombre del ecologismo te remito, nuevamente, a lo dicho antes respecto a la decisión del Consejo Europeo sobre las energías renovables.

El que no tiene pajolera idea de economía eres tú, majo. Resulta que soy economista, y simplemente con leer los disparates que dices sobre el liberalismo me hago a la idea de tus conocimientos.

No te pongas tenso, que este no es un debate televisivo.

Ijon Tichy dijo...

Se cita por ahí arriba a los "lobbies petroleros", uno de los habituales malos de la película cuando se trata de hablar de energías, cambios climáticos y demás.

Y esos lobbies puede que sean malos, malísimos. Sin duda lo son. Pero no son los únicos. Hay otros lobbies que usan métodos similares, pero además se disfrazan de verde.

Hace pocas semanas vio la luz el esperadísimo nuevo Real Decreto para regular la producción de electricidad en régimen especial (esto es, cogeneración y renovables).

¿Alguien se ha parado a pensar qué o quien mueve al Supremo Hacedor de Decretos a subir y bajar primas? ¿El CO2, el cambio climático?

Como esta discusión ha derivado por derroteros claramente diferentes al planteamiento original del autor (interesante planteamiento, por otra parte) me permito invitarles a conocer un caso particular , si están interesados en la energía, la ecología y otras hierbas.

Si lo que se desea es soltar la habitual diatriba progre en la que, se hable de lo que se hable, no falta la cita iracunda plagada de lugares comunes a ese comunicador que tanto les incomoda, se pueden ahorrar la visita.

Un saludo.

Jarama dijo...

Estimado Germánico: Da la casualidad de que yo también soy economista. Da la casualidad de que sé bastante de la historia y la teoría del liberalismo. Da la casualidad de que para criticar a Lovelock, que merece respeto, hay que dedicarle esfuerzo, precisamente porque merece respeto, y la vida es muy corta, por lo que los esfuerzos hay que elegirlos (con muchos otros cantamañanas en cambio, basta para calarlos con cinco minutos).
En el nombre del liberalismo se cometen y se han cometido disparates, genocidios y de tó. Te lo dice una liberal. El ser humano es lo que tiene, que no es perfecto... ni siquiera los liberales de verdad o de mentira lo somos :-D

Pero estas cosas no son importantes...

Explica en cambio por qué es tan mala la decisión que criticas, ponte en el lugar de los que la han tomado y haz justicia a sus argumentos, temores y prioridades, en lugar de despotricar, porque equivocados o acertados, tienen razones y argumentos a su favor. Vamos, lo que haría un liberal. Como si lo serieses.

Y después, explica por qué tu elección es mejor.

¿Qué propones tú que se haga con los residuos radiactivos?
¿Qué propones tú que se haga para evitar los atentados y/o accidentes en centrales nucleares?
¿Qué propones que se haga para evitar el estrangulamiento de la producción por agotamiento, monopolio, etc., de una materia prima que no es maś inagotable que el petróleo?

Y todo esto a treinta, cincuenta u ochenta años vista, que todo no se acaba este año, ni todo va a ser "coge el dinero y corre".

Marcel dijo...

Yo no soy economista, no he leido a Lovelock, de modo que no puedo interactuar de este diálogo...

Pero si me permiten, tengo un interesante caso en mi país (Uruguay)...

Aquí se está instalando una industria papelera finlandesa, dicen que una de las mas grandes del mundo. Dicen que tiene la tecnología más moderna hasta la fecha, y dicen que se han establecido controles supervisados por organismos internacionales.
Y digo "dicen", porque obviamente la gente del "pueblo" no lo sabe.
Cree (o no) lo que le venden.

Pero hete aquí, que un grupo de argentinos (de la frontera) con la excusa de que esta empresa contaminará cuando opere (en el futuro), ha cerrado el paso fronterizo perjudicando enormemente la economía del país (en el presente). Este hecho, que está sustentado por "ecologistas", ha derivado en disturbios, discursos nacionalófilos, chouvinistas, "patrioteros" y algunos dirigentes de estos grupos han declarado estar a favor de acciones violentas.
En este sentido actualmente hay un incendio (de causas aun desconocidas...) en la planta de almacenaje de madera de esta empresa finlandesa (Botnia).
Puede que sea casualidad, aunque cuesta creer...

Por eso, aunque pienso que ambos (jarama y germánico) tienen parte de razón, en este caso creo que cuando hay cierta radicalización, los extremismos ganan y la violencia cunde.
Como parece que se viene escalando en este intercambio.

Es decir, la propia conversación de la que soy testigo me lleva a pensar de que germánico tiene razón... los ecologistas militantes son generalmente irracionales.
Pero por cierto que todos los grupos tienen estos seres abyectos, no solo los ecologistas...como sostiene jarama.

¿Será que haya una solución?
Jarama exige soluciones a los desechos radiactivos y soluciones a los atentados en plantas nucleares... pero son los propios ecologistas que atentan contra las plantas...

En verdad con ese tipo de planteos, no se buscan soluciones, sino poner obstáculos a las mismas.
¿Es que se pretende volver a la época de las cavernas?

Una forma de medir la calidad de vida es en cuanto a la cantidad de basura producida.
Si quiero PRODUCIR menos basura volvemos atrás... con todo lo que implica: espectativa de vida de 35 años (como en 1850), sin luz, sin agua potable, sin medicamentos, sin cirugía... la educación para unos pocos... sin medios de comunicación...
La evolución necesariamente pasa por SOLUCIONAR el incremento en la producción de la basura.

Esa respuesta, que YA la tienen los técnicos, es la que deberían acatar los gobiernos.
Que la desoyen...(sin ir más lejos, la convención de Kioto).

En fin...
Disculpen y sigan.

Germánico dijo...

Bueno Jarama, si eres economista entonces retiraré que no tienes ni pajolera idea y diré simplemente que me da la impresión de que no conoces bien el liberalismo económico (lo cual nada tiene de raro dados los planes de estudio de las universidades españolas).

El clásico error de confundir liberalismo económico y liberalismo marañoniano (de Marañón, o de Gallardón, o, en definitiva, del talante) pone de manifiesto sin ningún genero de dudas que así es. Quizá conozcas los modelos neoclásicos de Marshall (y Descartes, por eso de los ejes cartesianos) aderezados con un poco de teoría Keynesiana y unas trazas de la Escuela de Chicago. Enhorabuena, eso te permitirá entender algunos aspectos interesantes de la economía, y quizá te conduzca por la senda cuantitativa y modelizadora, en el mejor de los casos.

Dices que en nombre del liberalismo (será el del talante) se han cometido disparates, genocidios y de tó. No pones ningún ejemplo, aunque por argumento de autoridad, al autodenominarte “liberal”, crees haberlo demostrado. Pues bien, estoy de acuerdo en que en nombre de la paz, de la armonía de los pueblos, de la libertad (como decía antes), de la “democracia” y del talante se han cometido disparates, genocidios y de tó, pero es que eso no tiene nada que ver con el liberalismo económico (y sociopolítico, que van inextricablemente unidos) que defienden, por ejemplo, en la Escuela Austriaca. Dime una sola idea de esta Escuela, por ejemplo, en nombre de la cual se haya cometido alguna de las tropelías mentadas, o dime uno de sus autores que haya inspirado a un totalitario o a un déspota. El único ejemplo que se me ocurre, y que atañe a la Escuela de Chicago, es el de Pinochet. Aunque la Escuela de Chicago lo único que hizo fue proponer recetas económicas para salir del caos en el que estaba Chile por culpa de este hombre y su economía militarista y el otro que le precedió y su populismo comunista.

Después de llegar la Escuela de Chicago y sus recetas llegó la prosperidad y el abandono del poder de Pinochet.

Por otra parte, el respeto que merece Lovelock me ha hecho leer un par de libros suyos, el último y uno de 1979 titulado Gaia. No sé si tú le habrás dedicado el tiempo necesario para evaluar sus ideas y argumentos antes criticarle, o te has quedado en los 5 minutos que le dedicas a los cantamañanas (sin llegar a la “tarde” porque se te hacía muy “tarde”).

Sea como fuere tienes respuestas a todas esas preguntas que formulas en su libro “La Venganza de la Tierra”, cuya lectura te aconsejo.
Los residuos radioactivos apenas ocupan espacio y se pueden meter, de forma muy segura, bajo tierra. Los accidentes y atentados en centrales nucleares son, sencillamente, algo inverosímil, que solo podía suceder en un régimen podrido por dentro, corrupto y antiliberal como el soviético, cuando sucedió, no teniendo ni mucho menos las consecuencias catastróficas que se le atribuyen.

En cuanto al agotamiento de la energía nuclear....jejeje...me dejas de piedra. Es de lo mejor que he oído últimamente. Repítelo, arguméntalo, que no me lo quiero perder.

Naturalmente todo esto se hace a treinta, cuarenta años vista. Una red de nucleares (o de cualquier otra fuente de energía, especialmente dado el desarrollo tecnológico de las alternativas) nos llevará unas décadas, si. Sería interesante que defendieses tú las otras energías.

¿Sabías que en los momentos bajos energéticos de nuestro país tiramos de las centrales nucleares francesas?. Pero mientras tanto algún payaso ecologista de Greenpeace se ha subido a la cúpula de alguna central española a botar como un mono (a fin de cuentas eso es lo que somos, ¿no?). Pero, como señala muy acertadamente Marcel (y argumentaba muy bien hace unos meses en la Tribuna de El Mundo Kamen).....¿es que queremos volver a la edad de piedra?.

Hacer justicia a los argumentos, temores y prioridades de quienes han tomado esa decisión europea conlleva criticarlos y oponerse a ellos. Esa es la justicia que merecen esa panda de demagogos (me reafirmo).

Si quieres puedes pasarte por el artículo que enlaza Ijon, es muy muy ilustrativo, como todos los suyos. Quizá así aprendas algo de cómo se las gastan en el sector energético de nuestro país y de cómo la política demagógica opera en nombre de intereses particulares hablando grandes y pomposas palabras sobre el bien colectivo y el cuidado del entorno ecológico.

Muy interesante lo que cuentas de tu país, Marcel. Estoy de acuerdo contigo en que malos los hay en todos los lados, contra los malos “de todos los partidos” y “de todos los colores” hay que estar siempre en guardia. Que el lobo se disfrace con la piel del cordero o que el asesino se ponga el hábito del monje no nos debe confundir, igual que tampoco deberían hacerlo (como lo hacen tantas veces cuando se juzga en cuestiones económicas) un cordero con una piel de lobo o un monje vestido de presidiario.

Curioso hacia lo que deriva la biodiversidad en peligro....hacia la "humanidad en peligro".

Parasite dijo...

Ciertamente este debate ha derivado un tanto del original pero eso es la grandeza de estas cosas de los blogs.

Personalmente me encuentro o creo hacerlo entre el grupo de los ecólogos con ciertas tendencias ecologistas. De todo lo que se ha tratado por aquí tengo mis recelos sobre ciertas cuestiones. En primer lugar pienso que la hipótesis de Gaia, principal aporte científico del autor mencionado, es un tanto irreal, quizás algo más próximo a un pensamiento utópico ecologistaque una realidad. Pienso que podría tratarse más en un mecanismo que provocase un cambio en el pensar de la sociedad, cambio hacia el “estamos matando un ser vivo” y no “sólo” cargándonos un planeta, más un intento de cambiar la concepción de nuestro planeta, en resumen, una “estrategia” ecologista de la época (reduciendo las ideas del autor, por supuesto). Real o no, el tiempo lo dirá.

Por otro lado, y antes de nada destacar que mi conocimiento económico no va más allá que las hojas de la bolsa del diario que caiga en mis manos, tengo una idea personal sobre las energías. Por las conferencias en las que he estado, la sensación que me queda es que a día de hoy no interesa apostar por las renovables, por qué? Pues básicamente porque queda petroleo a un buen precio por explotar. Dependiendo de cada país una u otra forma de energía podría ser más rentable, la eólica, la solar,… pero por supuesto necesitando una mezcla de todas ellas. En estos momentos y dada la política agraria en que nos encontramos la quema de biomasa parece jugar un papel importante (biocombustibles,…); por supuesto esto hace pensar en otras razones éticas de quemar comida cuando otra gente no tiene nada o para que producir (regar, …) alimentos si para quemarlos. Son debates que ya están en la calle. En cualquier caso, yo siempre me posiciono a favor de las renovables frente a las no renovables y bueno, la energía nuclear es no renovable. Hasta que punto es lícito usar la energía procedente de plantas nucleares de Francia cuando en España no hay energía suficiente, pues desde luego que no lo es, pero la solución que encuentro no es poner centrales aquí. Escuchando un día a Araujo, el autor y antiguo colaborador de Felix R. de la Fuente, decía que si toda la energía que se obtiene se sacase de la energía nuclear sólo duraría 100 años (escribo de cabeza, pero creo no estar muy equivocado). No sé hasta que punto es cierto, pero desde luego me hizo pensar en lo agotable de esa fuente de energía, y más aún en los restos que genera y la vida de los mismos. Además, en muchos casos es una basura que no se gestiona bien (vertidos, se exporta a países subdesarrollados…) a pesar de sus graves riesgos. En España se sigue investigando sobre el papel, por ejemplo, de las bacterias en la degradación del cemento que cubre los tanques de almacenamiento, porque a tantos años vista puede tener graves consecuencias. Ya sé que el riesgo de las centrales per se es casi despreciable, pero las consecuencias de un posible fallo son catastróficas. En este punto me gustaría destacar que casi siempre hay múltiples manifestaciones de oposición a la creación de centrales nucleares en pueblos cercanos (aunque con el tiempo las cosas cambien por la creación de puestos de trabajo) y también quiero destacar los trabajos de Moller sobre Chernobyl, el efecto de la catástrofe sobre la avifauna! Asombroso.

Todo esto se fundamenta en posturas sociales, y son debates como este los que generan corrientes de opinión en los diferentes países en defensa o en contra de los cambios energéticos. Quizás un comentario muy pretencioso, pero no podemos esperar menos de El cerebro de Darwin.

Saludos a todos y gracias por participar.

JC dijo...

Hace poco estuvimos hablando sobre el tema unos amigos y yo.

Uno de ellos es físico y trabaja como técnico de formación en seguridad nuclear.

El otro es economista y casualmente trabaja en un consultoría que hace proyectos para las tecnológicas. ¡¡¡Vaya casualidad!!!...y yo con la idea dándome vueltas en la cabeza, a punto de salir a la primera cerveza. Así que os podéis imaginar lo entretenido del debate...

Yo no acabo de tenerlo claro, igual buscando más información...
Con lo que voy viendo me inclino por un mix energético: 30 % nuclear, 30 % renovables, 30 % combustibles fósiles. El otro 10 % con otras alternativas como la biomasa. Eso es lo que de momento parece más resolutivo.

Por cierto, dicen que la biomasa es altamente útil para la producción de energía...¿Alguien conoce el tema de la biomasa?

Marcel:

Esta vez no estamos tan metidos como casi siempre, jajaja. Ya nos tocaba estar un poco en el asiento del descanso.

Un breve comentario sobre la esperanza de vida. Me parece que era tan baja porque morían muchos niños y eso cambiaba bastante la media, pero después de la infancia la gente solía alcanzar una buena edad, más o menos como ahora.
Digo esto porque creo que mucha gente piensa que es que antes la gente vivía sólo hasta los 35.
De hecho podemos mirar biografías de personas ilustres del momento y veremos que tenían una vida larga...más de 35 años.

Al que dijo lo de los ecologistas (perdonazme que no mire otra vez quien lo dijo...apenas saco tiempo de escribir algo):

Creo que es cierto en parte que puede haber un grupo de ecologistas radicales, como en todos los grupos humanos. Pero tb creo que puede haberlos moderados. Yo no sé en que grupo estaré, creo que ecologista moderado, aunque no lo acabo de tener claro.

Por cierto, muy interesante el debate, tenemos aquí expertos de diferentes campos con lo cual los debates ¿cuecen o enriquecen? Jajaja, se van aprendiendo cosas leyendoos... un saludo :)

Germánico dijo...

Los peligros de las nucleares.

Germánico dijo...

Importante es reseñar que no se puede juzgar a un científico por su obra divulgativa, ni por la fama de una hipótesis que linda en la filosofía (de momento, claro). Así, James Lovelock, es mucho más que el autor de la original idea Gaia. Por otra parte llegó a ella no cómo podría llegar yo, por ejemplo, desde el sillón del salón de mi casa, sino estudiando los intercambios químicos entre la atmósfera y los océanos, entre otras cosas.

Germánico dijo...

Estoy seguro de que los autores de este blog, como buenos científicos que son, diferencian perfectamente entre una labor científica y la filosofía de la ciencia, entre un trabajo empírico, experimental, y otro teórico.

Brainy dijo...

Creo que en el debate hay que separar la ciencia de la ideología, como ya ha apuntado parasite en el post.
La ecología nos dice cómo se relacionan los seres vivos y qué factores pueden afectar a estas relaciones. Es una ciencia.
El ecologismo trata de evitar (por medio de actuaciones políticas) algunos de esos factores que pueden afectar a los seres vivos.
Es, por tanto, ideología.
En ocasiones (aunque no siempre) la virtud está en el justo medio y ser ecologista moderado me parece una buena solución (y un ecólogo, claro, puede serlo). El problema es que sin radicalismos muchas veces no se consigue nada porque nadie hace caso a los moderados (es una pena, pero es así). Con esto, cuidado, no justifico a los radicales, simplemente dejo constancia de cuál es mi impresión sobre el caso que los políticos hacen al medio ambiente.

En cuanto a las energías renovables y no renovables. Yo no estoy en contra en absoluto de la energía nuclear y creo que debe usarse siempre que se pueda. El que haya una posibilidad de catástrofe no evita que montemos en avión o que paseems por debajo de cornisas de las que nos puede caer una teja encima.
El problema de las energías renovables es que todavía son poco eficaces (dan poco rendimiento) y son caras. Por cierto, como muestra de que en España no se toman en cuenta estas últimas, un dato: en España hay tantas placas solares como en Alemania (no hace falta que mencione las horas de luz solar en uno y otro país, ¿no?). Además, las energías renovables también tienen sus problemas (ocupan grandes superficies, o en el caso de la energía eólica, se están dando casos de aves que mueren en los molinos y no son anecdóticos). Pero, por supuesto, creo que son la mejor solución porque no se agotan.

En cuanto a Lovelock, su hipótesis de Gaia es poesía científica, pero nada más. Se apoya en datos científicos pero la interpretación que él hace de dichos datos es ya criticable. Dawkins critica la hipótesis de Lovelock en su libro Destejiendo el arco iris precisamente porque sus interpretaciones se salen del terreno de la ciencia. Llega a decir cosas como que las bacterias liberan metano a la atmósfera en función del que hay en ella, para mantener constantes las condiciones del planeta (algo que Dawkins, desde su teoría del gen egoísta, no concibe).

En fin, que en cuanto nos metemos en temas ideológicos, los debates adquiren matices diferentes porque cada uno tiene sus intereses y sus motivaciones que no tienen por qué ser objetivos y buscar el consenso general.

JC dijo...

Me he metido en el enlace Germánico. Eso mismo he oído decir a diferentes expertos...de hecho mi amigo en la conversación de bar nos dio un amplio repertorio de ellos.

Lo que sin embargo puede ser algo más problemático son los residuos radiactivos, por lo menos de momento. Sin embargo entre las diferentes alternativas tal vez no sea mala echar mano de la nuclear por lo menos en parte.
Como bien dice brainy las renovables tb se cargan pájaros, y en la "fabricación" de las placas solares por ejemplo tb se contamina...además de tener un rendimiento muy bajo en comparación con otras.Lo que tienen es que no se agotan.Tal vez "rascando un poco de cada sitio se pueda llegar más fácilmente a una solución".
Por cierto, ¿qué opinais sobre la energía de fusión caliente, en caso de que dieran con ella?

Jarama dijo...

Leo interesantes posts dándole vueltas a este tema, pero no veo que nadie conteste las preguntas que hacia yo sobre las centrales nucleares.

La primera y la segunda pregunta se refieren a la seguridad, en diferentes aspectos. La tercera hace hincapié en que los problemas económicos y geopolíticos que causan los combustibles fósiles son a medio plazo los mismitos que los de la produccion de energía nuclear. Es cierto, sin embargo, que ésta no tiene el problema añadido del aumento de los gases de efecto invernadero y que los peligros respectivos de la contaminación son de tipo diferente en ambos casos. Ahora el asunto del cambio climático está candente y da argumentos a los defensores de la energía nuclear, pero me parece que es desnudar a un santo para vestir a otro.

El asunto de los residuos es muy grave, y no tiene solución por ahora. Los residuos radiactivos tienen una vida muy larga, y no se absorben, ni se degradan, ni desaparecen en un plazo relativamente corto, como los de combustibles fósiles (que al fin y al cabo son orgánicos). Y son muy peligrosos y contaminantes, y lo serán durante muchas generaciones. Y no hay remedio conocido para la exposicion a altas dosis de radiacion. Ni para las personas expuestas, ni para el daño genetico a sus hijos.
El problema de los accidentes/atentados, más de lo mismo. Toda actividad industrial, o de transporte, o de lo que sea (hasta ducharse) tiene un cierto riesgo. Vale. Pero ese riesgo no tiene comparacion cualitativamente con el riesgo derivado de accidentes/atentados en una planta nuclear, por lo dicho antes. Por su duración temporal, por sus consecuencias para la salud de cualquiera que esté en el radio afectado, por el agua potable, por muchas otras cosas, es muchísimo peor, y durante muchísimo más tiempo. Nada que ver con las mareas negras, o los residuos de combustión, o los accidentes de aviación. Incluso nada que ver con la rotura de una presa aunque mate a un montón de gente.
Ni siquiera tiene un precio competitivo, y eso que parte del mantenimiento de la seguridad y las consecuencias de un atentado/accidente no están metidas en el precio.

Germánico: el liberalismo marañoniano, o ñoñiano simplemente, no existe. Informate mejor, y efectivamente, no te limites a los programas de estudio que las facultades suelen exigir para aprobar, que suelen ser unos apuntes del profesor, a menudo encima filtrados por esa chica empollona que va a todas las clases y te los presta. El liberalismo es una teoría, una ideología y (hasta cierto punto) una practica y una actitud políticas. En parte está en el acervo aceptado de la democracia moderna por casi todo el mundo y casi todos los partidos. En otra parte no, desde luego. No tiene una posición única sobre todos los problemas y todos los aspectos políticos, constitucionales y económicos. NI siquiera es por definición siempre de derecha o de izquierda, aunque en general es siempre moderado. Hay liberales en lo económico (a veces muy radicales, lo que como liberales ya es sospechosos en sí) que lo son muy poco en lo demás, y (con ciertos matices) también pasa lo contrario. Mi escuela liberal preferida entre las modernas es la rawlsiana (como habrías adivinado si supieras lo bastante de liberalismo).
Ninguna de las escuelas de la tradición liberal es contraria por principio a lo que defienden los ecologístas. Un eonomista liberal consciente incluso debería acordarse todos los días a este respecto de las externalidades y su falseamiento de los costes (distorsión de precios y mercados, atropello de los derechos de propiedad), de los bienes públicos o parcialmente publicos, y de la transmisión de costes intergeneracional. Y eso sin pensar que la economia y los mercados deben servirnos a las personas, no al reves, y son una parte de los aspectos sociales, no la totalidad.

La energía de fusion caliente parece prometedora a priori porque es energía nuclear "limpia", pero luego te lees algo más a fondo la cosa y parece que no será tan limpia y también generará residuos. Habra que verlo, cuando se consiga.
Lo que sería realmente bueno (y debería der defendido como el óptimo por cualquier economista liberal que no lo fuera de boquilla) es la producción descentralizada y/o distribuida de energía, y la posibilidad de su producción competitiva en escala grande y pequeña. Eso es lo que quitaría poder a los lobbies y monopolios, y lo que estimularia quizá más la innovación tecnológica en un campo en el que hace mucha falta. Dentro de que todo esto está medio en mantillas hoy por hoy, yo veo en este aspecto un valor añadido a las energías renovables, además de su valor en sí mismas por otros motivos.

Freman dijo...

La es roja y está cerca de la de Juan

Postular un sentido significa postular un espectador. ¿Quién se supone que le da ese meta-sentido a la carencia del lince?

Joder, si es que algunos estáis dispuestos a todo con tal de no perder un dios al final de la cadena...

Jarama dijo...

Ah, Germanico, se me olvidó contestarte a dos cosas:
El colonialismo occidental de los siglos XIX y XX fue ejercido en su mayor parte por democracias liberales. Esto incluye opresion y genocidio en escalas bastante considerables. Los que provocaron (y no hicieron nada por evitar) las hambrunas en Irlanda, la India y otros países fueron tories tanto como Whigs (es decir, liberales). A este respecto, es enormemente ilustrativo el estudio empírico de Amartya Sen sobre la relación estrecha entre las hambrunas históricas y las actitudes de los gobiernos respecto a éstas (fundamentalemnte, se diferencian a este respecto por el grupo social ante quien dan cuentas, o en plata, si los que sufren la hambruna influyen en el gobierno o no). Liberales como Jefferson o Washington asumieron o dirigieron la esclavitud y el genocidio de los indios. Y así sucesivamente, hasta donde quieras.

Y lo segundo: si un tío de Greenpeace se pone a llamar la atencion en el tejado de un edificio de una isntalación nuclear, está tanto haciéndonos un favor como haciendo una demostración empírica (por eso nos hace un favor): porque si eso se puede hacer, también lo puede hacer un grupo terrorista. Y un grupo terrorista lo haría con otras intenciones menos benévolas que Greenpeace.
La opacidad y la falta de información pública sobre los problemas de seguridad de las centrales nucleares es absoutamente escandalosa, y un liberal (que defiende en primer lugar y por encima de todo la transparencia y la rendición de cuentas del poder) debería estar horrorizado. En cuanto se tiene algún contacto no público con estos temas, de lo primero que se entera uno es de que se producen ataques al sistema informático y a otros aspectos de la seguridad con cierta frecuencia...y solo nos enteramos si ponemos mucha atencion a lo que hace Greenpeace. Pues vamos aviados. Para tenerles confianza a lso gestores...

memecio dijo...

En un mundo tan convulso, la energía nuclear no es una opción válida. No se ha resuelto el tema de los residuos ni el el de la seguridad -la inestabilidad política, y también la geológica, impiden su resolución-. Además, es una actividad extractiva, o sea, finita. No así las renovables. Puede que se contamine en el proceso de fabricación de los paneles solares, pero sólo se hace una vez. Después, las emisiones son cero. Las ventajas son avasalladoras frente a otras energías.
Por otro lado, también hay empresas tanto solares como eólicas de aquí( no sólo alemanas) un ejemplo es la multinacional vasca Gamesa. Que estoy con Jarama, vamos.

JC dijo...

Los paneles solares no se hacen solamente una vez Memecio, requieren un mantenimiento por deterioro. Y hay que hacer muchos paneles solares para producir la energía necesaria, y cada cierto tiempo cambiarlos.

De todos modos a mi me gustan más las renovables, o sea que yo igual estoy un poco en medio de ambos (ya que parece que hay dos frentes renovables-nuclear), de hecho siempre tenía esta discusión con un amigo. Él defendía nuclear y yo renovables. Pero la pregunta es si con las renovables da para cubrir la demanda energética que necesita la población. O si usamos las renovables sin medida, ¿somos capaces de predecir los contras que puede traer eso asociado?

Germánico dijo...

Jejejeje Jarana,

Cuanto más despliegas tus "conocimientos" más de manifiesto pones tus carencias. Disculpa si no te dedico más tiempo, pero responderte no está en mi lista de prioridades. Tómalo como una "victoria" (marañoniana, en el sentido que tú le atribuyes al término). Contra el pensamiento cerrado solo queda cortar el nudo gordiano.

JC, la fusión "caliente" es la que hay. Requiere de fisión previa y pronto la tendremos plenamente desarrollada. Resulta infinitamente más limpia, económica y ecológica que las alternativas. Pero hay demasiadas emociones e ideologías inmiscuyéndose en un terreno en el cual solamente debieran ponderarse costes y beneficios, energéticos y económicos.

Brainy,

No se puede decir que Dawkins haya alcanzado la pureza científica en lo que a estar libre de contaminación ideológica se refiere. Su actual cruzada contra la fe y las religiones dice muy poco en su favor. Por otro lado, al margen de la fama que tengan respectivamente Dawkins y Lovelock por sus trabajos divulgativos y de filosofía de la ciencia habría que repasar su carrera propiamente científica....no sé, sinceramente, si Dawkins estaría en condiciones de enmendarle la plana a Lovelock.

Memecio dijo...

Germánico, con respeto, si pronto "tendremos la fusión plenamente desarrollada", no se entiende que se gasten millonadas en desarrollar otros tipos de energías. O tú eres muy listo, o los demás son muy tontos.
Por otra parte, en la disyuntiva que planteas entre Dawkins y Lovelock, no vale el argumento de autoridad. Por muchas publicaciones que tengan ambos, de lo que se trata es de razonamientos.
Y a mí en concreto me satisface que un pensador de la talla de Dawkins le eche mano por fin a las mitologías religiosas que acarreamos desde que nacemos.

Memecio dijo...

Jc ¿Y las nucleares no contaminan en su proceso constructivo? ¿Ni después, con la extracción de uranio?
Los paneles solares duran décadas largas. Tal vez no sea la panacea, pero la energía solar y la eólica, de momento, son las que hay que instalar. A la espera de que aparezcan otras mejores.

JC dijo...

Pero la pregunta fundamental es si dan energía suficiente. Porque si comparas el rendimiento con las nucleares da muy por debajo. ¿hasta que punto se podría conseguir el abastecimiento con renovables solamente?

Por mi si diera con la renovables perfecto. Pero me da que hace falta echar mano de otras alternativas.

Jarama dijo...

Gracias por tu opinión, Germánico, que viniendo de ti me honra.
Curiosamente, la mía sobre tí es absolutamente recíproca, aunque yo me parece que tardé mucho menos en hacérmela (no lo dije antes por modestia) :-)

Un pequeño apunte nada más para ayudarte: las respectivas carreras como científicos profesionales de Lovelock y Dawkins, dado que no se refieren al asunto que nos ocupa, valen aproximadamente lo mismo. O sea, te pueden dar una pista sobre su solvencia intelectual en general, pero no les dan autoridad científica a uno más que a otro. Esto no es como la Liga de Futbol.
Dicho sea sin tener ninguna predilección por ninguno de los dos, la verdad. La campaña de Dawkins contra las patrañas eclesiasticas le honra, pero a mi su idea de gen y su campaña por el meme, nada. Con esto ya me enajeno la simpatia de Memecio, vaya por Dios...

No sabemos cuanto pueden dar de sí las tecnologías de las renovables, ni qué otras maneras más eficientes se podrían desarrolar de aprovechar la energía solar y las otras fuentes renovables.

Memecio dijo...

Jarama, mi simpatía no la pierdes por una u otra opinión. Eres libre de pensar lo que quieras. Hemos coincidido en una visión, y discrepamos en otra ;).

Germánico dijo...

¿Una visión, Memecio?. Un partido. Es lo que hay. No es que los demás sean muy tontos, es que su pensamiento es, según en qué cosas, muy simple, y suple las lagunas de información con creencias más o menos admitidas por el grupo. Pero como no estoy en los blogs para combatir errores persistentes y ramificados, me lavo las manos.

En cuanto a la ciencia veo que hay mucha confusión entre divulgadores de ideas ajenas y verdaderos científicos, lo cual no tiene nada de extraño en este mundo de memes espúreos que es la sociedad del "conocimiento"....pensé que aquí alguien sabría distinguirlo, pero es obvio que me equivoqué.

Germánico dijo...

Por si acaso a alguien se le ocurriese hacerme la "corrección": Sé perfectamente que la memética es, en su origen, cosa de Dawkins.

El primer "meme" lo puso él. De lo cual no cabe extraer conclusiones equivocadas.

Ijon Tichy dijo...

Respondiendo a Jarama, y a otros interesados en el problema de los residuos nucleares, he recopilado un poco de información sobre lo que se hace y lo que se podría hacer con ellos. De paso se contesta a la tercera pregunta sobre la disponibilidad de combustible nuclear.

A la segunda (sobre medidas de seguridad), indicar que las posibilidades de causar daño y muertes civiles en un atentado terrorista contra una central nuclear son infinitamente menores que en un atentado de las mismas características sobre muchas otras instalaciones industriales.

En todas las centrales occidentales, desde mucho antes del 11-S, la hipótesis de diseño del edificio de contención del reactor es la caída sobre el mismo de un B-747.

Un explosivo menor en el sitio adecuado de una planta química (recuerden Seveso o Bhopal), sería muchísimo más grave.

Lo cual no quita para que haya que vigilar, como de hecho se hace, la seguridad en las centrales. Pero en fin, no parece un motivo decisorio para prescindir de ellas.

Saludos.

JC dijo...

Un video muy bueno sobre percepción de números por parte de las personas, crecimiento y el problema energético.
Me ha parecido un buen video, merece la pena verlo...
Está relacionado con el problema tratado.
Un saludo

http://video.google.es/videoplay?docid=8642751995539239050&hl=es